Ir al contenido principal

¿Serán los datos de primera parte el nuevo santo grial de la publicidad digital?

En unos meses la base tecnológica en la que se ha basado gran parte de la medición y la segmentación de la publicidad digital desaparecerá definitivamente. El navegador dominante del mercado, Chrome de Google, bloqueará las cookies de tercera parte como ya hace tiempo que hacen otros navegadores como Firefox o Safari. 

 

Esa solución estándar de la navegación que permite marcar un navegador con un identificador único nos ha da acceso a medir su actividad durante la navegación de una página web, si el dispositivo ha sido o no impactado por una campaña publicitaria o incluirlo en segmentos de audiencia con información declarada o inferida ya no será posible para cualquier servidor que no sea el del propietario de ese website.

 

Eso no quiere decir por tanto que desaparecen las cookies, las de primera parte se mantienen activas, ni otros marcadores similares como los identificadores publicitarios de las aplicaciones móviles en los ecosistemas de iOS y Android. Pero la mayoría de los Adservers, tecnologías del ecosistema programático y analítica se basan en la utilización de esas cookies de tercera parte.

 

Esta decisión unilateral del player dominante de la publicidad digital se justifica por aumentar los niveles de privacidad de los usuarios. Es cierto que el sistema más garantista a nivel global, el RGPD de la UE, deja mucho que desear. Los sistemas de consentimiento siguen siendo opacos, difíciles de entender para el usuario normal y tiende a permitir a los propietarios de las plataformas conseguir el consentimiento por agotamiento.

 

¿Existen alternativas para no volver a modelos publicitarios digitales de 1995? Existen y son variadas. 

 

Una de ellas son los mencionados identificadores móviles, que tienen la mismas o peores implementaciones de consentimiento por el usuario y que si todo sigue su cauce natural pronto también desaparecerán para el uso de terceras partes. La obligación de la petición de consentimiento expreso para las aplicaciones móviles en la versión 14.5 de iOS es un primer paso en esa dirección.

 

Gran parte de la esperanza en la consecución de segmentaciones para las campañas de branding son las soluciones contextuales que son totalmente respetuosas con la privacidad del usuario dado que está basado en el contenido y no en el perfil del usuario.

 

Otras opciones de segmentación basadas en el perfil de usuarios agrupados en cohortes, como la que a propuesta Google con su solución (FLoC). Esta tecnología nos permitirá segmentar las campañas a usuarios que tienen perfiles definidos por su información, pero nunca de forma individualizada.

 

Ese seguimiento individualizado tan solo se podrá realizar a través de las soluciones conocidas como “Universal ID” en la que se sustituye la actual cookie de tercera parte por un identificador único de usuario (normalmente un email) que se anonimiza y que puede ser sincronizado entre diferentes agentes del ecosistema publicitario digital. 

 

Por tanto, para que estos sistemas de “Universal ID” funcionen necesitan navegaciones web con usuarios validados a través de un registro y una identificación cada vez que usen las propiedades digitales.

 

Desde el punto de vista de la privacidad parece mucho más robusto, ya que el usuario tendrá que realizar un proceso de registro donde el consentimiento será más claro e informado. 

 

Desde el punto de vista de calidad del dato la promesa es de mayor calidad. Dejamos de medir dispositivos como hacen las cookies a usuarios identificados. Nos da una visión multidispositivo del usuario y la capacidad de que la vida de ese identificador sea mucho más larga que la de las actuales cookies. Nos permitirá por tanto tener perfiles más ricos y resilentes. Parece que todo suena bien, ¿no? 

 

Pero no todo son buenas noticias, dado que este sistema nos hace enfrentar como actores de la industria el gran reto que supone la generación de los preciados datos de primera parte. La generación de valor para que nuestro usuario o cliente acceda a compartir sus datos con nosotros.

 

Ya no se trata tan solo de que seamos transparentes en la comunicación de quien, como y cuando se utilizarán sus datos en el entorno publicitario. Se trata de trasladar al usuario de forma clara y tangible que retorno tendrá por compartir esos datos. 

 

¿Qué valor diferencial ofrecerán los editores para que la navegación en los medios digitales sea siempre de forma identificada? Ya estamos viendo como gran parte de los grandes medios de comunicación ofrecen acceso a contenidos específicos solamente si se está registrado como usuario.

 

Para las plataformas de marcas que dan servicios digitales, especialmente las transaccionales o de servicios, convencer al usuario para su registro y uso de las plataformas bajo identificación no suele ser un gran problema. Los ejemplos claros de esta realidad es que los tres grandes players del mercado publicitario digital (Google, Facebook y Amazon) operan con este sistema.

 

Pero ese paso no es tan sencillo para sectores y marcas donde el valor percibido por el cliente no sea tan claro o que tienen una relación puntual en el tiempo con el consumidor. En sectores como el gran consumo tienen un reto para generar esa relación con el consumidor que generará esos datos de primera parte que pueden ser clave para la eficiencia y efectividad de su actividad publicitaria.

 

Es el momento por tanto de hacer un nuevo paso decidido en la construcción de esa relación con el consumidor, con una traslación de valor justa y equilibrada que nos permita no tan solo identificar mejor, impactar mejor sino algo que tienen muchísimo más valor, conocer mejor.

 

Vamos sin duda a un entorno que pasará de actual modelo de datos de terceros que es cuantitativo a un modelo mucho más basado en la calidad pero que tendrá una representatividad más reducida y donde parece que los tres grandes de la publicidad digital tendrán mayor poder. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB . Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así. Y es así más o menos como lo explico. Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización. Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…) El campesino/medios tien

¿Qué he compartido esta semana? (XV)

Facebook concentra la mayoría de la inversión publicitaria en social media Y no por poco. Dos tercios de la inversión publicitaria en redes sociales está concentrada en la empresa de Zuckerberg, seguida muy muy de lejos por twitter con casi un 8%. Los resultados de ventas del segundo trimestre del año han sido espectaculares. Creciendo un 63% sobre los resultados del año anterior y llegando a la cifra de 6.240 millones de dólares. Todo esto soportado por unos datos de audiencia récord en la plataforma, llegando por primera vez a conseguir que el 66% del total de usuarios se conecten diariamente. Accelerated Mobile Pages (AMP) llega a la publicidad en twitter Si estás leyendo este post desde un dispositivo móvil podrás acceder a través del enlace del título a un tweet de la marca de ropa deportiva Nike que introduce la tecnología de optimización de contenidos móviles AMP en la popular red social. Twitter, una compañía de 10 años que sigue t

HEMOS VUELTO AL PUNTO DE PARTIDA DEL MODELO PUBLICITARIO DIGITAL Y TOCA DARLE UN VUELCO

Hubo un tiempo que las marcas tenían lo que podríamos definir como “web centrismo”. Todo su contenido y su relación con el consumidor en la red debía producirse en su web site. No solo eso, para cada una de las iniciativas de comunicación se producían piezas específicas, los famosos microsites, teniendo una constelación de contenidos desparramados por la red, no conectados y que no aportaban consistencia a la presencia de la marca en el entorno digital. Pero un día llego Facebook y convenció a gran parte de los anunciantes que la mejor estrategia digital era generar contenidos en la red social para generar comunidades entorno a las marcas. Los seguidores de las mismas serían impactados de forma orgánica por las propuestas de las marcas gracias a la recurrencia del uso de Facebook y además sería amplificado por la capacidad de la plataforma de compartir contenidos. En ese momento se creó una batalla sin cuartel para conseguir el máximo número de fans en los perfiles de las ma