Ir al contenido principal

HEMOS VUELTO AL PUNTO DE PARTIDA DEL MODELO PUBLICITARIO DIGITAL Y TOCA DARLE UN VUELCO

Hubo un tiempo que las marcas tenían lo que podríamos definir como “web centrismo”. Todo su contenido y su relación con el consumidor en la red debía producirse en su web site. No solo eso, para cada una de las iniciativas de comunicación se producían piezas específicas, los famosos microsites, teniendo una constelación de contenidos desparramados por la red, no conectados y que no aportaban consistencia a la presencia de la marca en el entorno digital.

Pero un día llego Facebook y convenció a gran parte de los anunciantes que la mejor estrategia digital era generar contenidos en la red social para generar comunidades entorno a las marcas. Los seguidores de las mismas serían impactados de forma orgánica por las propuestas de las marcas gracias a la recurrencia del uso de Facebook y además sería amplificado por la capacidad de la plataforma de compartir contenidos.

En ese momento se creó una batalla sin cuartel para conseguir el máximo número de fans en los perfiles de las marcas y así conseguir ampliar al máximo la cobertura del contenido publicado. Épocas en la que fuera como fuera el número de “fans” tenía que ser el más alto posible, aunque en lugar de comunidades de consumidores cercanos a la marca los perfiles se plagarán de usuarios atraídos tan solo por promociones.

Una vez que esta tendencia se consolidó, llegó el algoritmo por el que Facebook ordenaba el contenido del timeline de los usuarios dando visibilidad primordialmente a los contenidos que más les interesaban a los usuarios. Ese algoritmo poco a poco ha conseguido que la visibilidad orgánica de los contenidos de los perfiles de las marcas esté tendiendo hacia cero en la mayoría de los casos.

Y volvemos en cierta manera a la casilla de salida. Para impactar a los consumidores con tus mensajes debes planificar campañas publicitarias de pago para impactarlos, sean o no seguidores de tu perfil.

Eso sí, en un entorno cerrado donde la plataforma social es juez y parte en la venta de los espacios publicitarios y en la medición de los efectos de esta campaña. Dejando claro que tanto el contenido, los usuarios y los datos generados por esos usuarios son de su propiedad y solamente de su propiedad.

Pero en estos años el mercado ha evolucionado y uno de los elementos que están tomando importancia es la gestión de los datos generados por la comunicación de las marcas con los consumidores. El famoso “first party data” es siempre “third party data” en las plataformas sociales. Es decir, esos datos generados por tus campañas y tus perfiles no son tuyos son de Facebook o de twitter y por poder activarlos tendrás que pagar por ellos una y otra vez.

Toca pues redefinir en que plataforma es más rentable desarrollar tu relación digital con tus consumidores y estos serían los puntos a tener en cuenta.
  1. Volver a tener un punto central de comunicación digital como marca, sea una web o una app o la combinación de ambas. 
  2. Tener una estrategia clara de captación de datos para toda tu actividad digital. Explotar al máximo el first party data alineando a toda la organización en ese objetivo. 
  3. Generar contenido y/o servicios que aporten valor a tu consumidor. De esa manera conseguirás relaciones de calidad y recurrencia. Si tu negocio y tu organización no está alineada con la generación de contenidos, busca un socio en esa área. 
  4. Genera tráfico continuado. Utiliza todas las herramientas disponibles del ecosistema digital, desde el clásico newsletter, el SEO y evidentemente invirtiendo en publicidad digital sacando el máximo partido a tus datos.
  5. Valora utilizar un socio que te aporte tanto contenido de marca, como tráfico y recurrencia siempre que ese socio esté dispuesto a compartir los datos generados por esas acciones. 
  6. No abandones las redes sociales, utilízalas para generar tráfico hacia tu página web (tanto de forma orgánica como pagada) y además intenta sacar el máximo conocimiento del consumidor que estas plataformas (especialmente Facebook) aportan.

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

El 95% de la inversión programática podría estar siendo malgastada

A esa conclusión llegó el máximo responsable de Ebiquity en una reunión de la Asociación Española de Anunciantes. Su análisis se sostenía sobre dos tipos de argumentos. El primero en que la cadena de valor, agencia y tecnologías implicadas en el proceso tienen la manía de cobrar por sus servicios. La segunda en que la mayoría del resto de la inversión acaba siendo no visible, servida a tráfico fraudulento o en entornos inseguros para la marca.

Cada vez que leo noticias por el estilo me pregunto que interés hay detrás de tales afirmaciones. Estoy cansado de leer afirmaciones de este tipo de plataformas tecnológicas que generan incertidumbre para vender su solución (normalmente incompleta) de visibilidad o antifraude.

En el caso de Ebiquity entiendo que es la reacción normal a un modelo de contratación de publicidad que la deja fuera del mercado. En un entorno tan dinámico su modelo de negocio de definir costes medios de mercado de la compra de espacios publicarlos no tiene sentido. Lle…

No me llames compra programática, llámame publicidad programática…y hazme más creativa

Dicen que el nombre hace la cosa y seguramente uno de los problemas de posicionamiento actual de la publicidad programática en nuestro país es entenderla solamente modelo de compra de medios. Esa visión además de limitada en su concepción, nos ha llevado en algunos casos a entender la publicidad programática como ese modelo  de comprar barato inventario invendido en el entorno digital. Mensaje más extendido de lo que muchos creen entre los anunciantes de nuestro país. Creo que es necesario una reivindicación del rol presente y futuro de la publicidad programática. Y una buena forma es empezando por reescribir su nombre ya que la promesa que traslada es casi imbatible. Impactar solamente al consumidor más valioso para las marcas, entendiendo el contexto y entorno donde se producirá el impacto para personalizar el mensaje gracias al uso de los datos. Esa promesa nos traslada mejoras de eficiencia y eficacia. Y  quizás una futura percepción más positiva por parte del consumidor de la publi…