Ir al contenido principal

¿Qué he compartido esta semana? (VI)


Da igual que no tengas cuenta: Facebook sabe lo que visitas y te mostrará anuncios...


WhatsApp es la aplicación preferida en más de la mitad del mundo



¿Google está cometiendo los mismos errores que Microsoft en los 90?


Una operadora móvil en UK testará en junio bloquear la publicidad en los móviles de sus clientes por un día.


Facebook es el que más crece en ingresos publicitarios pero Google sigue siendo el que lidere con diferencia.


Si no vas a cocinar esta noche, seguramente ya estás mirando tu smartphone.




Con los datos para España de Abril de Mobile Metrix de @comScore pasamos el 88,6% del tiempo de uso del smartphone utilizando APPS. Y el 46% del tiempo en los productos de Facebook, Google, Candy Crash y Twitter.


Viendo el P&L de Spotify. El 85% de los ingresos se los come derechos y distribución, con lo que si no tienes fuentes de ingresos basadas en hardware como Apple es una categoría de negocio donde será muy complicado sacar beneficio.



La digitalización llega a la tablas de surf 


Las cifras de ventas del juego Monument Valley confirman lo evidente: Google Play no es rentable frente a los ingresos de Apple.


Twitter confirma que no restará caracteres del mensaje si introduces enlaces, imágenes o menciones. 

Google comienza a experimentar con publicidad en Google Maps. 


IMAX se alía con Google para desarrollar la industria de la realidad virtual 


Apple podría convertirse en la próxima Blackberry 


Netflix será la plataforma exclusiva para el contenido de Disney, Marvel, Pixar y Lucasfilm 


En la lucha por el dominio del mercado móvil, Android domina el mercado de forma cada vez más abrumadora. 


Facebook abandona la idea de hacer un DSP de display basado en Atlas 


Native advertising es el futuro de las estrategias de marketing 





Nos vemos la próxima semana. Más contenido en @davidlahoz

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

El 95% de la inversión programática podría estar siendo malgastada

A esa conclusión llegó el máximo responsable de Ebiquity en una reunión de la Asociación Española de Anunciantes. Su análisis se sostenía sobre dos tipos de argumentos. El primero en que la cadena de valor, agencia y tecnologías implicadas en el proceso tienen la manía de cobrar por sus servicios. La segunda en que la mayoría del resto de la inversión acaba siendo no visible, servida a tráfico fraudulento o en entornos inseguros para la marca.

Cada vez que leo noticias por el estilo me pregunto que interés hay detrás de tales afirmaciones. Estoy cansado de leer afirmaciones de este tipo de plataformas tecnológicas que generan incertidumbre para vender su solución (normalmente incompleta) de visibilidad o antifraude.

En el caso de Ebiquity entiendo que es la reacción normal a un modelo de contratación de publicidad que la deja fuera del mercado. En un entorno tan dinámico su modelo de negocio de definir costes medios de mercado de la compra de espacios publicarlos no tiene sentido. Lle…

No me llames compra programática, llámame publicidad programática…y hazme más creativa

Dicen que el nombre hace la cosa y seguramente uno de los problemas de posicionamiento actual de la publicidad programática en nuestro país es entenderla solamente modelo de compra de medios. Esa visión además de limitada en su concepción, nos ha llevado en algunos casos a entender la publicidad programática como ese modelo  de comprar barato inventario invendido en el entorno digital. Mensaje más extendido de lo que muchos creen entre los anunciantes de nuestro país. Creo que es necesario una reivindicación del rol presente y futuro de la publicidad programática. Y una buena forma es empezando por reescribir su nombre ya que la promesa que traslada es casi imbatible. Impactar solamente al consumidor más valioso para las marcas, entendiendo el contexto y entorno donde se producirá el impacto para personalizar el mensaje gracias al uso de los datos. Esa promesa nos traslada mejoras de eficiencia y eficacia. Y  quizás una futura percepción más positiva por parte del consumidor de la publi…