Ir al contenido principal

EN LA GUERRA POR LA ATENCIÓN DE LOS MILLENNIALS EL MÓVIL ESTÁ GANANDO A LA TELEVISIÓN.

Un 44% de los Millenials se sienten perdidos sin su móvil, esa cifra aumenta al 70% de los integrantes de la generación Z. Siendo para una mayoría de ellos el Smartphone su principal fuente de distracción como señala la actualización 2015 del estudio CCS propiedad de Carat.


Pocos dispositivos en la historia como los móviles han cambiado tanto y tan rápido nuestra forma de comunicarnos, informarnos y distraernos.

En ocasiones se nos olvida que el primer Smartphone, como los conocemos ahora, se lanzó al mercado el 29 de junio de 2007. En menos de 10 años se ha convertido en un dispositivo dominante en nuestro día a día y que ha generado varias industrias que no existían hasta el momento. Como es el caso de  las APPS, que el pasado año facturo a nivel mundial más de catorce mil millones de dólares.

En Carat nos hemos preguntado que uso y que actitudes tienen frente a los teléfonos inteligentes las tres generaciones más digitales. La generación X, los Millennials y los más jóvenes de la casa, la generación Z. Y hemos encontrado la respuesta a todas estas preguntas en CCS, nuestro estudio exclusivo que nos permite conocer la relación del consumidor con todos los puntos de contacto, como afectan en sus decisiones de compra y sus actitudes hacia ellos.

No hay duda que la penetración de los móviles es casi total en cualquier grupo de edad, en los tres grupos estudiados está por encima del 99% y que el acceso a Internet es cada vez más mayoritario a través de estos dispositivos. La generación que más accede a la Red desde el móvil es la Millennial (84%), seguida por los integrantes de la generación X (77%) y la Z (73%).



Cuando disponemos de un Smartphone la forma de conectarnos a la red cambia drásticamente. Especialmente en los dos grupos de edad más jóvenes. Los Millennials y la Generación Z pasan a la semana más de 10h conectados a través del móvil y en los dos casos se convierte en su  principal dispositivo de conexión. Llegando a superar los dos tercios del tiempo total de conexión en el caso de la generación Z y más de la mitad en los Millennials.


Esa traslación hace que entre los propietarios de teléfonos inteligentes el punto de contacto con mayor penetración a lo largo del día. Solamente la televisión mantiene su dominio en la franja del primetime (21h a 24h). Ese dominio en el primetime año a año se va reduciendo, especialmente en los Millennials donde la diferencia es de menos de 5 puntos.



Y aunque la Televisión mantenga ese pequeño reducto de dominancia de cuatro horas diarias, lo que nunca será lo mismo es como vemos la televisión. El 83% de los generación Z, el 80% de los millennials y el 70% de los generación X que tienen un Smartphone lo utilizan de forma continuada cuando están viendo la televisión. Su principal actividad es en todos los casos consultar las redes sociales (más de un 50% de los Millenials), la segunda es chatea sobre el contenido televisivo que están viendo ( 42% G.Z, 46% Millennials y 27% G.X) siendo la tercera entrar en un buscador para encontrar más información sobre lo que ven en TV (32% G.Z, 44% Millennials y 33% Gen.X).



Ese uso intensivo hace que el Smartphone se convierta en la principal fuente de entretenimiento de los Generación Z (62%) y una parte muy importante de los Millennials (44%) y los Generación X (34%) también lo consideran así.

Y no es de extrañar, además de hablar y acceder a la red, los usuarios de los Smartphones cada vez realizamos mayor número de actividades. La principal para todos los grupos de edad es realizar fotos o vídeos (88% G.Z, 87% Millennials y 85% G.X), seguido por el acceso del email en los Millennials y la Generación X, las redes sociales y enviar mensajes.



Es en el tipo de actividades con el móvil donde vemos el salto diferencial que supone la Generación Z. Ellos prefieren descargar aplicaciones, acceder a las redes sociales y utilizar buscadores. El uso del correo electrónico cae a la séptima posición.



Esta nueva generación de usuarios móviles tienen una relación totalmente diferencial con su dispositivo. El 70% de ellos declaran sentirse perdidos sin él y el 76% lo consideran una parte esencial de su vida social. Aunque esos niveles no son tan elevados también son remarcables en el caso de las dos generaciones anteriores. El 61% de los Millennials y un 51% de los integrantes de la Generación X consideran que el Samrtphone es una parte esencial de su vida social, limitándose al 44% y 41% los integrantes de estas generaciones que se sienten perdidos sin su móvil.



Para finalizar nos preguntamos si la demanda de disponer de los dispositivos móviles más modernos es o no mayoritaria y lo es. En el caso de los generación Z es avasalladora, el 71% de ellos declaran que les gusta tener el teléfono móvil más moderno siendo esa preferencia menor en los Millennials (44%) y los generación X (40%).

En definitiva sin duda los dispositivos móviles tienen y tendrán cada vez más un rol troncal en la vida de los consumidores. Como parte principal de sus comunicación, ocio y productividad se ha convertido ya en un punto de contacto estratégico para las marcas. Es además en este nuevo territorio donde se están definiendo nuevos modelos de relación y comunicación en la que la industria publicitaria tendrá que reinventarse de nuevo para poder explotar el gran potencial de los dispositivos inteligentes.



Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

El 95% de la inversión programática podría estar siendo malgastada

A esa conclusión llegó el máximo responsable de Ebiquity en una reunión de la Asociación Española de Anunciantes. Su análisis se sostenía sobre dos tipos de argumentos. El primero en que la cadena de valor, agencia y tecnologías implicadas en el proceso tienen la manía de cobrar por sus servicios. La segunda en que la mayoría del resto de la inversión acaba siendo no visible, servida a tráfico fraudulento o en entornos inseguros para la marca.

Cada vez que leo noticias por el estilo me pregunto que interés hay detrás de tales afirmaciones. Estoy cansado de leer afirmaciones de este tipo de plataformas tecnológicas que generan incertidumbre para vender su solución (normalmente incompleta) de visibilidad o antifraude.

En el caso de Ebiquity entiendo que es la reacción normal a un modelo de contratación de publicidad que la deja fuera del mercado. En un entorno tan dinámico su modelo de negocio de definir costes medios de mercado de la compra de espacios publicarlos no tiene sentido. Lle…

No me llames compra programática, llámame publicidad programática…y hazme más creativa

Dicen que el nombre hace la cosa y seguramente uno de los problemas de posicionamiento actual de la publicidad programática en nuestro país es entenderla solamente modelo de compra de medios. Esa visión además de limitada en su concepción, nos ha llevado en algunos casos a entender la publicidad programática como ese modelo  de comprar barato inventario invendido en el entorno digital. Mensaje más extendido de lo que muchos creen entre los anunciantes de nuestro país. Creo que es necesario una reivindicación del rol presente y futuro de la publicidad programática. Y una buena forma es empezando por reescribir su nombre ya que la promesa que traslada es casi imbatible. Impactar solamente al consumidor más valioso para las marcas, entendiendo el contexto y entorno donde se producirá el impacto para personalizar el mensaje gracias al uso de los datos. Esa promesa nos traslada mejoras de eficiencia y eficacia. Y  quizás una futura percepción más positiva por parte del consumidor de la publi…