Ir al contenido principal

¿Por qué no te callas? De un modelo expositivo a un modelo interactivo de comunicación.

¿No te ha apetecido gritar eso en algún corte publicitario?

Tradicionalmente las marcas han tenido que basar su comunicación mayoritariamente en un modelo expositivo. Basado en presentar frente al consumidor un mensaje que repetido de forma suficiente acaba calando en la mente del mismo.

Este modelo que sigue siendo el que concentra la mayoría de los esfuerzos y presupuestos de los anunciantes es cada vez menos efectivo. Entre otras razones por los cambios de consumos de medios, ocio y relación con las marcas que ha traído la digitalización del consumidor.

Somos muy intrusivos y en algunos casos llegamos a ser realmente molestos entrometiendonos en medio de los momentos de ocio de nuestros actuales o futuros clientes. Especialemente cuando el nivel de repetición de exposición al mensaje (como por ejemplo en la televisión) puede hacernos pasar del amor al odio a la marca en unos pocos OTS.

Tenemos que entender que para este nuevo consumidor las marcas tienen que conseguir crear tiempo de relación con sus consumidores más que comprar tiempo de esposición frente a los mismos. Por tanto dar el salto cualitativo de pasar de un modelo de exposición a uno de interacción.

Y no se trata precisamente de un saltito. Las implicaciones que tiene la comunicación interactiva nos es nímia. La generación de contenido, entender la comunicación de forma no lineal, entender que le interesa al consumidor y de que manera lo desea consumir, la personalización del mesaje...supone un gran salto. Una manera nueva de plantear la comunicación, dejar de pensar en 20" de spot, de la página color pasando a crear ecosistemas de comunicación dinámicos y expuestos a la participación del consumidor.

Los datos que tenemos en el ámbito digital indican que el consumidor está preparado, mejor dicho exige cuanto antes que las marcas se dirigan a ellos de esta manera. Y tanto marcas, agencias creativas, digitales, agencias de medios tenemos que hacer cambios radicales en nuestra forma de pensar, crear y trabajar para estar mínimamente a esa demanda.

Es una realidad, la era de la comunicación interactiva en medios masivos ha llegado. 

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

El 95% de la inversión programática podría estar siendo malgastada

A esa conclusión llegó el máximo responsable de Ebiquity en una reunión de la Asociación Española de Anunciantes. Su análisis se sostenía sobre dos tipos de argumentos. El primero en que la cadena de valor, agencia y tecnologías implicadas en el proceso tienen la manía de cobrar por sus servicios. La segunda en que la mayoría del resto de la inversión acaba siendo no visible, servida a tráfico fraudulento o en entornos inseguros para la marca.

Cada vez que leo noticias por el estilo me pregunto que interés hay detrás de tales afirmaciones. Estoy cansado de leer afirmaciones de este tipo de plataformas tecnológicas que generan incertidumbre para vender su solución (normalmente incompleta) de visibilidad o antifraude.

En el caso de Ebiquity entiendo que es la reacción normal a un modelo de contratación de publicidad que la deja fuera del mercado. En un entorno tan dinámico su modelo de negocio de definir costes medios de mercado de la compra de espacios publicarlos no tiene sentido. Lle…

No me llames compra programática, llámame publicidad programática…y hazme más creativa

Dicen que el nombre hace la cosa y seguramente uno de los problemas de posicionamiento actual de la publicidad programática en nuestro país es entenderla solamente modelo de compra de medios. Esa visión además de limitada en su concepción, nos ha llevado en algunos casos a entender la publicidad programática como ese modelo  de comprar barato inventario invendido en el entorno digital. Mensaje más extendido de lo que muchos creen entre los anunciantes de nuestro país. Creo que es necesario una reivindicación del rol presente y futuro de la publicidad programática. Y una buena forma es empezando por reescribir su nombre ya que la promesa que traslada es casi imbatible. Impactar solamente al consumidor más valioso para las marcas, entendiendo el contexto y entorno donde se producirá el impacto para personalizar el mensaje gracias al uso de los datos. Esa promesa nos traslada mejoras de eficiencia y eficacia. Y  quizás una futura percepción más positiva por parte del consumidor de la publi…