Ir al contenido principal

En Internet no se puede medir nada

Esta es la frase que hace unas semanas pronunció en un debate público el director de medios de una importante marca de gran consumo.

Estoy seguro que la frase fue pronunciada con ánimo de generar debate, pero en cierta manera es cierto que hay parte del mercado que estaría bastante de acuerdo con esta sentencia. La medición del medio online siempre ha estado en discusión desde sus inicios.

Parte de la culpa la tenemos sin duda los profesionales del medio. Empezamos fuerte diciendo que por fin tendríamos un medio donde se podría medir todo, pero que en realidad no era así. Que un medio te de muchos datos no quiere decir que se esté midiendo algo relevante.

Otra parte importante de culpa es también nuestra. Somos amantes de crear nuevas métricas y a las métricas comunes de otros medios ponerles nombres distintos a los acordados desde hace mucho tiempo por la industria. Por mucho que a algunos le moleste, el medio online es una parte más o menos importante del mix de medios de una marca y por tanto debemos de encontrar métricas equiparables entre medios on y off para poder medir los efectos del mix de forma conjunta.

Otro de los culpables es la acelerada evolución del mismo medio. Cada vez aparecen nuevas pantallas, nuevos servicios, nuevas aplicaciones, nuevos formatos publicitarios que hace que los responsables de crear herramientas consistentes de medición vayan como mínimo dos pasos por detrás.

Pero estoy seguro que no es solamente culpa de los profesionales interactivos. Hay una cierta lógica resistencia a salir de la zona de confort en los departamentos de márquetin, agencias de medios y de los mismos medios a la hora de afrontar de forma amplia el terreno de la medición.

Hay métricas y modalidades de medición que llevan en el mercado muchísimo tiempo que si de forma racional las ponemos en tela de juicio como se hace de forma pública con las digitales podrían levantar ampollas.

La última moda de la medición online es la visibilidad, nos estamos dotando de herramientas que nos permitan saber si una pieza ha estado o no en pantalla. Se generan encendidos debates sobre la bondad de que un vídeo pre-roll sea visionado completamente o no.

Pero no veo el mismo empeño en conocer la visibilidad de un spot en un corte de publicidad de siete minutos, la medición real de un impacto de una página color en revistas o de el número de personas expuestas a una cuña en la radio.


Entiendo que hablar sobre este tema en foros profesionales o publicar este tipo de comentarios no es políticamente correcto en la industria. Pero como tal deberíamos medir por el mismo rasero a todos los medios y poner el empeño de medir TODOS los medios cada vez mejor e intentar al máximo encontrar formas de medir lo que realmente les importa a las marcas, métricas de negocio más que métricas de medios.


Al final estaré un poco de acuerdo con el título del post. En medios casi no estamos midiendo nada relevante. ¿Tendremos que ser los profesionales del digital los que nos pongamos al frente de solucionar la situación? Para mi no puede haber un reto más atractivo como profesional. ¿Te apuntas? 

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

El 95% de la inversión programática podría estar siendo malgastada

A esa conclusión llegó el máximo responsable de Ebiquity en una reunión de la Asociación Española de Anunciantes. Su análisis se sostenía sobre dos tipos de argumentos. El primero en que la cadena de valor, agencia y tecnologías implicadas en el proceso tienen la manía de cobrar por sus servicios. La segunda en que la mayoría del resto de la inversión acaba siendo no visible, servida a tráfico fraudulento o en entornos inseguros para la marca.

Cada vez que leo noticias por el estilo me pregunto que interés hay detrás de tales afirmaciones. Estoy cansado de leer afirmaciones de este tipo de plataformas tecnológicas que generan incertidumbre para vender su solución (normalmente incompleta) de visibilidad o antifraude.

En el caso de Ebiquity entiendo que es la reacción normal a un modelo de contratación de publicidad que la deja fuera del mercado. En un entorno tan dinámico su modelo de negocio de definir costes medios de mercado de la compra de espacios publicarlos no tiene sentido. Lle…

No me llames compra programática, llámame publicidad programática…y hazme más creativa

Dicen que el nombre hace la cosa y seguramente uno de los problemas de posicionamiento actual de la publicidad programática en nuestro país es entenderla solamente modelo de compra de medios. Esa visión además de limitada en su concepción, nos ha llevado en algunos casos a entender la publicidad programática como ese modelo  de comprar barato inventario invendido en el entorno digital. Mensaje más extendido de lo que muchos creen entre los anunciantes de nuestro país. Creo que es necesario una reivindicación del rol presente y futuro de la publicidad programática. Y una buena forma es empezando por reescribir su nombre ya que la promesa que traslada es casi imbatible. Impactar solamente al consumidor más valioso para las marcas, entendiendo el contexto y entorno donde se producirá el impacto para personalizar el mensaje gracias al uso de los datos. Esa promesa nos traslada mejoras de eficiencia y eficacia. Y  quizás una futura percepción más positiva por parte del consumidor de la publi…