Ir al contenido principal

Tienes tan solo veinte años y ya te han intentado matar varias veces


El pasado mes de febrero hizo 20 años que se publicó el primer banner. Lo creó Joe McCambley, cofundador de la agencia The Wonderfactory , fue publicado en Hot Wired en  1994 y el anunciante fue AT&T.

Recuerdo que cuando me incorporé a este negocio, pasados dos años desde la publicación del primer banner, ya se ponía en duda la efectividad del primer formato nativo de publicidad en Internet. La frase “el banner está muerto” anunciaba su prematuro final.

Dieciocho años después, con los datos del último informe de IAB de 2012, el 21% de la inversión publicitaria online utiliza este formato. Aunque sigue siendo denostado por gran parte de la profesión al considerarlo burdo y poco efectivo.

Si eres de los que piensas así, espera un momento, permíteme que comparta un par de datos contigo.

Pasó la época donde los banners eran pequeños, tenían que ser diseñados como GIF animados y la marca aparecía maltratada por gordotes píxeles al tener que pesar la pieza menos de 12K. Ya no estamos en la época que con un directo “haga clic aquí” el objetivo de la pieza se centraba en conseguir generar tráfico a la web de la marca.

La evolución de Internet, que ha convertido al medio en una pantalla más en el consumo audiovisual de las grandes audiencias, nos permite realizar acciones de comunicación muy ricas utilizando este hermano pobre de los formatos publicitarios.

Tomando los datos de DG Mediamind para nuestro país, cuando los anunciantes utilizan banners en formato enriquecido (esos donde podemos interactuar con la pieza y el vídeo es el invitado principal) casi el 7% de los expuestos a la publicidad interactúan con ella. Además pasan con la pieza una media de 63 segundos. 

Este pobre muerto viviente tiene la atención absoluta de la audiencia más de un minuto. No está nada mal.
Quizás entre todos tendríamos que reconsiderar el rol que puede tener este formato en nuestra comunicación online, que sigue siendo uno de los menos intrusivos si se utiliza con mesura.

Feliz cumple y que cumplas 20 más…por lo menos.

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

El 95% de la inversión programática podría estar siendo malgastada

A esa conclusión llegó el máximo responsable de Ebiquity en una reunión de la Asociación Española de Anunciantes. Su análisis se sostenía sobre dos tipos de argumentos. El primero en que la cadena de valor, agencia y tecnologías implicadas en el proceso tienen la manía de cobrar por sus servicios. La segunda en que la mayoría del resto de la inversión acaba siendo no visible, servida a tráfico fraudulento o en entornos inseguros para la marca.

Cada vez que leo noticias por el estilo me pregunto que interés hay detrás de tales afirmaciones. Estoy cansado de leer afirmaciones de este tipo de plataformas tecnológicas que generan incertidumbre para vender su solución (normalmente incompleta) de visibilidad o antifraude.

En el caso de Ebiquity entiendo que es la reacción normal a un modelo de contratación de publicidad que la deja fuera del mercado. En un entorno tan dinámico su modelo de negocio de definir costes medios de mercado de la compra de espacios publicarlos no tiene sentido. Lle…

No me llames compra programática, llámame publicidad programática…y hazme más creativa

Dicen que el nombre hace la cosa y seguramente uno de los problemas de posicionamiento actual de la publicidad programática en nuestro país es entenderla solamente modelo de compra de medios. Esa visión además de limitada en su concepción, nos ha llevado en algunos casos a entender la publicidad programática como ese modelo  de comprar barato inventario invendido en el entorno digital. Mensaje más extendido de lo que muchos creen entre los anunciantes de nuestro país. Creo que es necesario una reivindicación del rol presente y futuro de la publicidad programática. Y una buena forma es empezando por reescribir su nombre ya que la promesa que traslada es casi imbatible. Impactar solamente al consumidor más valioso para las marcas, entendiendo el contexto y entorno donde se producirá el impacto para personalizar el mensaje gracias al uso de los datos. Esa promesa nos traslada mejoras de eficiencia y eficacia. Y  quizás una futura percepción más positiva por parte del consumidor de la publi…