Ir al contenido principal

¿Pero realmente los banners son tan malos?

Llevamos "rajando" de ellos desde casi el día que nacieron. Quejándonos de sus limitaciones creativas, de su tamaños, de sus emplazamientos, del CTR. Pero en el sector hemos sido muy poco críticos sobre nuestra responsabilidad en los supuestos problemas insuperables que tenía la publicidad display.

El CTR es cada vez peor? La media si, pero como indican los estudios de empresas como Mediamind el CTR de las piezas rich media son muy superiores a la media. El 0,15% de media se convierte rápidamente en el doble o superior.



Seamos sinceros. Navegar por cualquier soporte. El nivel creativo del 99% de las piezas es realmente bajo. Me parece en ocasiones un milagro que alguien se fije en esas piezas. Además se acabaron las excusas de las limitaciones de peso de las piezas o técnicas para que los banners sean piezas creativas relevantes e interactivas. Dedicarle cinco minutos a visitar alguna de las piezas expuestas en el Creative Zone de Mediamind y tendremos una idea clara del potencial creativo de la publicidad display.

Y las agencias de medios...sabemos que existe todos la limitación de frecuencia de exposición a las campañas? No será que si no he hecho clic en un banner la tercera vez que lo he visto, será porqué no me interesa?

Todas estas reflexiones la hago sin entrar en otras de fondo que espero ir desarrollando pronto. ¿Es el CTR la medida de la efectividad de las campañas online? ¿Esa manía de llevar al publico a la web del anunciante es realmente la mejor opción para comunicar nuestros servicios o productos? ¿...?

¿Que pensáis?

Comentarios

  1. Desde hace mucho tiempo cuestiono de la efectividad de la publicidad en Internet en el sentido de "incrustación" en páginas web de una imagen, llamese banner o lo que quieras, que me dirija a otra web. Es más, normalmente el internauta lo que quiere es ver determinada web y no esta interesado en los accesorios que le desvien de dicha información/contenido. Para eso usa Google o Yahoo. Otra cosa es la publicidad propia que enlaza con el interes del navegante. Por eso, muchos clics son más errores al moverse con el ratón que otra cosa. Por ende, la creatividad posible en un banner de 60*200 o similar es muy limitada, aún cuando tecnicamente, sea posible hacer casi de todo. Un tema a tratar sería tambien la "confidencialidad" vulnerada del navegante, donde se extralimita la posibilidad de tener un concimiento de la segmentación del publico pues se recoge información relativa a sus habitos de navegación y gustos con desconocimiento del mismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El ecosistema de la publicidad programática explicado como un mercado de tomates

En mi día a día tengo que explicar a equipos de marketing y medios de marcas que es eso de la publicidad programática. La forma más ordenada de hacerlo es a través de un ecosistema de agentes/tecnologías y casi siempre utilizamos el realizado por el IAB.
Mi experiencia explicando ese ecosistema no siempre ha sido la óptima, con lo que he optado en ocasiones por simplificarlo y explicar el ecosistema programático como un mega mercado de la compra y venta de tomates. Queda más o menos así.


Y es así más o menos como lo explico.
Los medios tienen un producto a la venta, las audiencias. Este producto es muy heterogéneo y por tanto conocer de qué variedades está compuesto ese producto hará más eficiente y rentable la comercialización.
Pero imaginemos que no son medios y audiencias. Son campesinos que se especializan en la producción de tomates de gran tipo de variedades (pera, para ensalada, para hacer sofritos, Montserrat, buey, cherry…)
El campesino/medios tiene que poner a disposición d…

HEMOS VUELTO AL PUNTO DE PARTIDA DEL MODELO PUBLICITARIO DIGITAL Y TOCA DARLE UN VUELCO

Hubo un tiempo que las marcas tenían lo que podríamos definir como “web centrismo”. Todo su contenido y su relación con el consumidor en la red debía producirse en su web site. No solo eso, para cada una de las iniciativas de comunicación se producían piezas específicas, los famosos microsites, teniendo una constelación de contenidos desparramados por la red, no conectados y que no aportaban consistencia a la presencia de la marca en el entorno digital.
Pero un día llego Facebook y convenció a gran parte de los anunciantes que la mejor estrategia digital era generar contenidos en la red social para generar comunidades entorno a las marcas. Los seguidores de las mismas serían impactados de forma orgánica por las propuestas de las marcas gracias a la recurrencia del uso de Facebook y además sería amplificado por la capacidad de la plataforma de compartir contenidos.
En ese momento se creó una batalla sin cuartel para conseguir el máximo número de fans en los perfiles de las marcas y as…

20 años a la velocidad de la luz

Parece que fue ayer, pero en una galaxia muy lejana, cuando el director de marketing de una importante empresa me preguntó que hacía antes de dedicarme a Internet. Le dije que trabajaba en el departamento de publicidad de una televisión autonómica y me recomendó que cuanto antes me volviera a ese mercado ya que Internet no pasaría de ser una moda.
Han pasado 20 años desde que se produjo esa conversación con lo que podríamos llamar un visionario. 20 años de un viaje que si me lo explicaran ser visto ese año noventa y seis solamente lo podría ver como una genuina historia de ciencia ficción.
Mi viaje se inició en una de las canteras digitales del mercado catalán, Intercom. Trabajando en lo que hoy llamamos una agencia digital, pero que en aquellos momentos definíamos como hacer Webs. Y ante la primera oportunidad de realizar campañas publicitarias digitales, siendo yo el que venía de medios, lideré la creación del primer departamento de publicidad digital. No penséis que hablo de un perio…